Vivencias y pensamientos sobre la ruralidad y la vida en el campo desde Purujosa pueblo casi deshabitado a la sombra del Moncayo.

jueves, 10 de noviembre de 2022

Viejos senderos y parideras que se desmoronan

 En el Puente de Todos los Santos realicé la corta pero reconfortante excursión de la desembocadura del barranco de la Virgen. Desde la parte superior del caserío desciende el viejo sendero, ganado a la ladera a través de fuertes muros para mantener el que durante siglos fue el camino más importante de la localidad, el que lo comunicaba con Añón, Borja, Talamentes, etc. A media ladera hay un cruce importante, recto continuamos remontando el barranco la Virgen y justo allí, hace algún tiempo, la olma que sostenía el sendero se precipitó ladera abajo, iniciándose el lento pero inexorable proceso de erosión del camino. Es una pena que esta obra etnológica se pierda, como van camino de desaparecer las parideras, que han definido la forma de vida de las gentes de estos valles. Aquí las administraciones deberían mostrar más sensibilidad en el mantenimiento de sus viejos caminos. 


Pero es que el tiempo es lento pero constante. En el camino que baja a la ermita hay un covacho, donde el padre Francisco guarda la leña y algún escalador sueña con su estraplomada pared. Allí, en el muro que cierra la oquedad también se ha producido un desprendimiento, justo encima de la puerta. Por si acaso, captamos una instantánea que inmortaliza el lugar porque probablemente, cuando pasemos en unas décadas, ya no será como lo recordamos. 


lunes, 7 de noviembre de 2022

Obras en Purujosa

 El sonido de la hormigonera nos impide escuchar el canto de los pájaros. Pero aunque desagradable al oído, es reconfortante al espíritu pues es sinónimo de vida y renacer. Los andamios nos hablan de restauración y esperanza.


Por eso alegra tanto pasear por Purujosa, sobre todo cuando pasas temporadas sin ir, y ver como se emprender nuevas obras o oler como nuevas chimeneas, muchos años apagadas, humean vida. Generaciones que se van, pero otras nuevas que vienen para insuflar esperanza. 

sábado, 5 de noviembre de 2022

El debate en torno al Parque Natural del Moncayo Soriano

Este pasado fin de semana estuve en Beratón disfrutando de su fiesta celta. Como ya me ocurrió el pasado verano, me alegré enormemente de ver la vitalidad del pueblo más alto de Soria y ese revivir que ha experimentado, desde la señalización de sus senderos locales a la apertura del refugio. Además, la buena gestión de su bar, que se ha convertido en parada obligatoria de caminantes y viajeros. 

Allí, pudimos conversar con Vicente, Rosa, Florian, Isidoro y Pedro. Siempre es un placer hablar con amigos del otro lado de la raya. Muchos de ellos bajaban a Purujosa cuando ellos no tenían servicio de restauración y ahora ocurre al revés y nos acogen con la misma hospitalidad que fueron acogidos aguas abajo.

En el bar estaba todavía colgado el cartel de la reciente reunión informativa que tuvo lugar para debatir sobre la posible creación de un parque natural en el Moncayo. Varios me preguntaron por nuestra experiencia al otro lado de la raya. En mi caso, lo tengo claro y así lo he argumentado en reiteradas ocasiones en el blog: Si queda una mínima oportunidad de supervivencia de esta zona será gracias al turismo y la figura de protección es una marca que genera dinámicas turísticas. Es decir, si Calcena/Purujosa, pese a su alejamiento de las vías de comunicación, reciben turistas, es en parte por el atractivo que supone para el visitante conocer un Parque Natural, es decir, un espacio que tiene en virtud de esa figuración de protección, un alto valor ambiental y paisajístico. Luego está el aprovechamiento local que se de a esos recursos, pero la figura de Parque Natural fomenta su promoción, depende de los agentes locales lograr o no su explotación

Luego por supuesto que hay muchas dinámicas del parque que serían mejorables (y también lo he manifestado aquí en ocasiones) dado que a veces parece que se prioriza la supervivencia de determinadas especies animales obviando que la especie que dio lugar a este paisaje (pastos, dehesas, etc.), el ser humano, es el que está en verdadero peligro de extinción en el Parque. Muchas cosas se deberían hacer mejor (feedback con los agentes locales, desarrollo turístico, equilibrio entre las diferentes localidades que forman el parque, etc.) pero ello no es un problema per se del Parque, sino de la gestión que se hace de ese parque. 

Miremos a otras regiones que nos llevan muchas décadas de ventaja como en el Pirineo y aprovechemos su experiencia para sacar lo positivo de su modelo y no caer en los errores que ellos cometieron. 

jueves, 3 de noviembre de 2022

Otoño en Purujosa, Beratón y el Manubles

 Este Puente de Todos los Santos hemos podido disfrutar de los preciosos tonos otoñales del Moncayo más desconocido. Comenzamos en Beratón, donde habíamos subido a disfrutar de la fiesta celta que se celebró en la bella chopera por donde todavía discurrre el arroyo antes de infiltrarse en las profundidades de la tierra.


Después en Purujosa hicimos el breve pero recomendable sendero de la desembocadura del barranco de la Virgen, que se inicia en la parte superior del casco urbano para retomar a él por la ermita de Constantín. En el trayecto pudimos hasta recolectar hasta frutos del otoño gracias a los dos maguillos que nos regalan sus manzanitas para el caminante que recorre estos barrancos.


Por último, acabamos el puente recorriendo el valle del Manubles, desde su cabecera en Borobia, pasando por su bella dehesa de sabinas y quejigos centenarios y recorriendo sus pueblos enriscados, con castillos, capiteles románicos y ayuntamientos mudéjares. Todo con las choperas tirando a amarillos equinociales, como pudimos disfrutar en el bello paraje del pozo de los Chorros.

 


 Luego ya vimos el terrible testimonio del incendio del verano pasado y que nos debe recordar las negativas consecuencias que tienen las malas praxis. Como un valle tan bello se puede calcinar en cuestión de horas. Al menos su cabecera sigue siendo uno de los rincones más bonitos y tal vez desconocidos, de Aragón. 

martes, 1 de noviembre de 2022

Entre samhain, halloween y Todos los Santos

 Este fin de semana en la Cara Oculta del Moncayo hemos tenido triple celebración, constatando como el cristianismo sacralizó celebraciones paganas y el capitalismo está desacralizando tradiciones cristianas, es el progreso.


En Beratón se celebró la fiesta celtibérica de samhain, con un ritual purificador al calor del fuego y muchos vecinos ataviados al modo celtibero. Esa misma noche en Purujosa se celebró un pasacalles de Halloween, verdaderamente animado por al juventud que congregó. Y al día siguiente, el Padre Francisco ofició misa ante una feligresía más numerosa de los habitual, que había aprovechado para honrar a sus difuntos en fecha tan señalada.



jueves, 15 de septiembre de 2022

Fiestas de San Ramón

 Aunque este año no pude estar en las fiestas de San Ramón de Purujosa, gracias a las fotos y videos que compartieron en el grupo de whatsapp pudimos disfrutar virtualmente de las celebraciones. Entre las imagenes enviadas, me quedo con dos, la de las banderas adornando la plaza, demostración del trabajo previo y voluntario que hay antes de las fiestas y la de los cabezudos, brillante inciativa por la que damos la enhorabuena publicamente.




miércoles, 14 de septiembre de 2022

Cuadros del concurso de pintura rapida en Purujosa

 Hace dos fines de semana se realizó el concurso de fotografía rápida orgnaizado por la Comarca del Aranda. Allí estuvo presente nuestro amigo y corresponsal Andrés Tejero que con cariño ha querido compartir con nosotros algunas de las fotografías en aquella bonita jornada. 



Además, hacemos suyas sus  palabras: "mucha calidad (...) gracias al jurado por tolerar mi presencia en las deliberaciones Un diez para ellos en buen gusto, correción y argumentos. (...) En algún momento de mis observaciones, al ver cómo esbozaba alguno su obra ha venido a la cabeza como una ráfaga eléctrica los cuadros de Purujosa de Teodoro Pérez Bordetas. Su mano planeaba por algún lugar..."


Al ver las fotografías, me alegré enormemente de que entre los motivos dibujados (con lugares tan emblemáticos como el Pilón de la Leche o la propia iglesia) se decantasen por el solanar donde tantas horas hemos pasado y el 4L que llevó a mi mujer hasta el altar el día de nuestra boda. Recuerdos.