Vivencias y pensamientos sobre la ruralidad y la vida en el campo desde Purujosa pueblo casi deshabitado a la sombra del Moncayo.

miércoles, 29 de marzo de 2017

Los tribunales reducen la mina de Borobia

Este mes conocimos la setencia sobre el recurso contencioso-administrativo interpuesto por la Plataforma en Defensa del Agua y la Tierra contra la concesión de la explotación minera de magnesitas en Borobia en donde se estimaba el recurso pero de forma parcial. Ello se traduce en una notable reducción de extensión de la mina, pasando de una concesión de 16 cuadrículas mineras (480 Ha) a una de 6 (180 Ha)

Una victoria a medias, pues aunque se ha tenido en cuenta la irrefutable manipulación del D.I.A (Declaración de Impacto Ambiental) que sólo hacía referencia a las 6 cuadrículas finalmente aprobadas frente a las 16 aspiradas por la multinacional, anulando la resolución de la Junta de 2013, la sentencia lamentablemente no advierte los peligros ambientales manifiestos de la explotación, cómo se ha comprobado ya con elevados niveles de turbidez en el río Manubles

Es por eso que habrá que esperar porque la disputa continúa en los tribunales, donde los jueces tendrásn que resolver nuevos contenciosos como el interpuesto contra la CHE por la autorización de vertidos de aguas residuales y de aprovechamiento de aguas subterráneas, como se puede ver en la imagen superior correspondiente al Acta del Pleno de Ayuntamiento de Bijuesca.

Como siempre, recordar que toda la información referente a la mina la podéis encontrar en www.aguamanubles.blogspot.com.es

domingo, 26 de marzo de 2017

Reflexiones sobre el "Salvados" dedicado a la despoblación.

El programa de Jordi Evole "Salvados" dedicado a la despoblación rural ha dado mucho que hablar. Su visionado es obligatorio, ofrece un panorama demoledor de la dura realidad que viven nuestros pueblos. 

y es por eso que quiero traer a colación un artículo titulado "El abandono de los pueblos te afecta, urbanita", donde se enumeran los elementos intangibles pero esenciales para nuestra subsistencia como especie que tienen su germen en el espacio rural: el agua dulce que bebemos nace en las montañas (imposible no acordarnos de la mina de Borobia), la generación del oxigeno que respiramos,la mitigación de los efectos del cambio climático, el freno a la erosión, la preservación de la biodiversidad. Pues la preservación de todo ello depende de unos guardianes que poco a poco van desaparenciendo: la población rural.

De ahí la importancia de programas como el emitido que se suma a la dinámica reciente de interés público por la cuestión. Pero en otro artículo titulado "Mi España vacía" nos invitan a la cautela señalando como el reportaje no iba más allá de la descripción de una problemática a la que no hay voluntad real de poner solución. Es necesario hablar claro: "Los habitantes de este enorme país despoblado somos ciudadanos de segunda (...) por culpa de un modelo económico voraz que primero la vació y ahora no hace nada por rescatarla". Y señalan con acierto: "No vayan a creerse que la gente no vive en nuestros pueblos por falta de vivienda. Nos sobran ruinas. Nos faltan políticas de vivienda social".  

Porque frente a la imagen derrotista que transmiten todos los análisis, todavía hay esperanza. Ilusiones que se ven en la mirada de los neorrurales que viven en los pueblos por propia voluntad. Es el caso de Rosa, que la conocemos del albergue de Calcena y que reflexionaba sobre la cuestión en su blog:. Extraemos unas líneas de Reflexiones tras un salvados de invierno infinito. "Me niego a quedarme con esa imagen negativa, oscura, tétrica, de invierno infinito que mostró el programa Salvados el pasado 12 de marzo. Vivo en pueblos con menos de 50 habitantes desde hace 9 años, como elección de vida y desde el deseo y la oportunidad que en ellos encuentro, y os aseguro que en ellos hay sol, luz, vida, y sensaciones que los que hemos decidido vivir aquí no cambiamos por nada.(...) se puede vivir en el pueblo en el siglo actual, con lavadora, con conexión a Internet, tele (...)Yo ejerzo una profesión, de este siglo, en la Comarca más pequeña de Aragón y lo hago encantada y con entusiasmo, como una oportunidad de trabajar de manera diferente a la habitual (...) aprendes de los mayores, de los que no se fueron, toda una cultura que muchos no tienen ni el placer de palpar, y aprendes a hacer las cosas de forma diferente, a disfrutar del tiempo, del silencio, de la naturaleza en estado puro, a sentir las estaciones con la llegada de las aves, cambios de colores, … y os aseguro que eso no es oscuro, ni tétrico, como el programa del domingo, sino lleno de luz."


Palabras de gente que cree "en el potencial del territorio" y que lo demuestra con su iniciativa económica. Es por eso que nos queremos despedir una vez más con otra aparición en los medios de comunicación del proyecto Senderos de Teja, en este caso en Aragón Radio. Podéis escuchar el podcast clicando en el enlace anterior.
Salud.

viernes, 10 de marzo de 2017

senderismo y escalada frente a macrogranjas y minas.

El capitalismo se basa en la maximización de beneficios para incrementar la competitividad. Es un modelo depredador que antepone las ganacias cortoplacistas frente al equilibrio a medio y largo plazo. Lo sabemos bien en el Moncayo. El entorno del Moncayo soriano ya tuvo en el pasado minas a cielo abierto que generaron trabajo durante unas décadas hasta que esquilmaron el suelo, acabaron con los recursos y los empresarios, una vez explotada la tierra, se marcharon con sus beneficios y con ellos volaron los puestos de trabajo quedando en los pueblos contaminación y emigración como recuerdo de su paso por nuestras tierras.

La historia se repite y de nuevo la espada de Damocles pende sobre nuestras cabezas. Y no estamos hablando de una falcata celtibérica sino de una hoja de doble filo. Por un lado la mina de Magenesistas de Borobia que de nuevo está dando que hablar. Recientemente IU pidió explicaciones a la DGA por un vertido contaminante al río Manubles. Lo que predijimos que pasaría está pasando. Todo un valle, su fauna, su agricultura y su población, amenazado por la avaricia de unos pocos. Parece que ya hemos olvidado el desastre de la mina de Aznalcollar, la mayor catástrofe ecológica de la historia de España. Si a ello sumamos las amenazas que han recibido aquellos que se han opuesto al proyecto, tenemos el fiel retrato de la España más oscura y caciquil. Un binomio terrible entre intereses especulativos de las grandes compañías y las redes clientelares locales. 

Pero eramos pocos y parió la abuela. Una nueva amenaza: la macrogranja de Noviercas. 20.000 vacas estabuladas que producirían mierda como una ciudad de 4 millones de habitantes y consumiría 3 millones de litros de agua diarios. El argumento de sus defensores: Los 250 puestos de trabajo que generarían. Lo que no dicen es la quiebra que supondría para las explotaciones familiares que no podrían competir contra esa gran empresa lactea. De nuevo el capitalismo, el pez grande se come a los peces chicos y en su afán devorador no duda en destruir el medio ambiente.

Parece que la Junta de Castilla y León está empeñada en joder al Moncayo. Pero todavía hay esperanza. Este territorio es un pulmón verde, un corazón rural necesario para la cada vez más estresada y contaminada población urbanita. Recientemente leíamos un artículo titulado Senderismo, el "turismo silencioso" que no para de avanzar. Allí se explicaba como es el tercer deporte más practicado por los españoles y su crecimiento como medio de combinar salud y turismo. Tampoco podemos obviar los deportes de aventura que tienen su marco en la naturaleza. En la cara oculta del Moncayo la escalada se está convirtiendo en un motor de desarrollo. Además, es un proceso que se retroalimenta: va a más. Buscad en youtube "escalada en Calcena" y tendréis vídeos como el de abajo, publicado apenas hace 5 días, con cientos de visitas.

Senderismo y escalada, lo mismo que la bicicleta de montaña, la ornitología, la espeleología y demás prácticas sostenibles en el medio natural si contribuyen el desarrollo local sin hipotecar el futuro de las generaciones venideras ante la destrucción del territorio. Es un modelo que aprovecha los recursos endógenos diferenciales y específicos. Es el futuro.




viernes, 24 de febrero de 2017

Senderos de Teja en los medios y en la red.

"La despoblación es un gravísimo problema que afecta de lleno a Aragón. Lo novedoso son las voces que desde distintos ámbitos han empezado a hacerse oír para que el proceso no sea irreversible. Términos como "la Laponia del Sur" o "Serranía Celtibérica" empiezan a ser habituales y organizaciones empresariales y académicas lideran iniciativas para que las instituciones discriminen positivamente estos territorios"

Así empezaba el reportaje No queremos desaparecer del programa de Aragón TV Unidad Móvil que se emitió recientemente y en donde se mostraron diversas problemáticas del mundo rural como las comunicaciones y también diferentes alternativas de vida como la ganadería extensiva, servicios a domicilio y el turismo, citando el ejemplo de Senderos de Teja y su apuesta por la escalada en la Cara Oculta del Moncayo. Recomiendo el visionado de todo el programa aunque la parte concreta referente al moncayo aparece a partir del minuto 25.


Pero este proyecto sigue siendo noticia y si hace poco recogíamos la noticia aparecida en el díario EL MUNDO, ahora ha llegado el turno de la prensa regional: Un proyecto para poner freno a la despoblación. Así titulaba Heraldo de Aragón un reportaje  donde se recogía el testimonio de nuestro amigo Diego Quesada: “Con la escalada, conseguimos que en 4 años el número de visitas aumentase de manera importante hasta convertirse en un punto de referencia de escalada deportiva a nivel nacional, -cuenta Quesada-. Otra cosa que queremos poner en práctica es el teletrabajo rural, que consiste en desplazar a empleados de una empresa durante periodos de tiempo en torno a 5 o 7 días para que trabajan desde una de nuestras instalaciones y realicen una inmersión en el mundo rural. A su vez, las empresas también pueden colaborar con su responsabilidad social empresarial para luchar contra la despoblación en proyectos desarrollados desde los pueblos”.

Pero más allá de lo que dicen los medios sobre la iniciativa, quiero concluir con lo que cuentan los propios protagonistas. Por ello, me despido con unas palabras de Rosa que comparto y hago mías, extraídas de un artículo de su blog titulado Escalada y negocios en el ámbito rural: "La necesidad de salir, de conocer otras realidades de zonas rurales para aprender, tanto de las buenas como de las malas prácticas, para darnos cuenta cómo mejroar en nuestro día a día dentro de nuestro pueblo, valle y Comarca, y la necesidad de mirar más allá del propio pueblo, de movilizar zonas, valles, territorio, porque lo que genera en unos siempre repercute en los otros, a esto y volviendo a casa, me refiero a la importancia de dinamizar la Comarca de Aranda de forma global, no solo un pueblo, sino generar movmiento en el Valle del Isuela, apues lo que beneficia en Purujosa repercute en Calcena, Trasobares... Y esto es algo que las instituciones deben tener en cuenta, el mirar en global, en comarcal y no en local".

PD: La autoría de las fotografías pertenece a Senderos de Teja.

lunes, 13 de febrero de 2017

Temporal de febrero: Nieve, lluvia, niebla y crecida.

Por fin los manantiales han movido. Al fin el río llega hasta Calcena. Un temporal de SE fruto de una profunda borrasca en el golfo de Cádiz que han dejado 48 horas de precipitación a lo largo del pasado fin de semana de 10-12 de febrero de 2017.

Al comienzo la cota estaba alta por lo que decidimos subir a Beratón a ver la nieve. Pero la nevada arreció y a la bajada del puerto nuestras rodiladas del ascenso ya se estaban tapando. El incremento de la intensidad de la precipitación desplomó la cota y al mediodía en Purujosa trapeaba unos inmensos copos blancos que llegaron a cuajar en los tejados a pesar de la temperatura positiva y de tratarse de nieve muy húmeda.
Y si hacia El Cabezo el aspecto era bonito, no lo era menos la vista del profundo barranco de la Virgen desde la parte alta de Purujosa

Por la tarde la cota volvió a subir pero la precipitación no cesó. Horas de lluvia que se prolongaron al domingo, día en el que se sumó a la "fiesta" el fuerte viento que terminaría dando paso a un meteoro muy infrecuente en el alto valle del Isuela: La niebla.

La montaña exhalaba humedad. Las rocas lloraban y los manantiales brotaban. El río bajaba chocolatada. En la Fuente de Purujosa, también llamada fuente de la Carrasca, nacimiento del río Isuela, el agua iba remontando los escalones del encofrado que en tiempos servía para desviar el cauce hacia los molinos de Purujosa. El caudal era tal que desbordaba por el aliviadero de la izquierda. El curso superior del río, denominado barranco de Beratón, habitualmente seco, bajaba chocolatada.

Aguas abajo el panorama era similar: Tanto Valcongosto como Peña el Águila habían movido. Y consecuentemente, el río Isuela dejaba atrás su sequía. Tras muchos meses, la rambla pedregosa donde el río se infiltra para volver a nacer en la fuente de Calcena, volvía a ver el agua por su superficie. Y así, el agua volvió a unir a través de un curso continuo los tres pueblos del Alto Isuela: Calcena, Purujosa y Beratón.

viernes, 10 de febrero de 2017

Actividades fin de semana en Ágreda.

El Moncayo no entiende de fronteras. Sorianos o aragoneses, todos son moncainos. Por eso, si este fin de semana estáis en cualquier pueblo moncaino, sabed que tenéis una interesante agenda cultura y natural en Ágreda, la ciudad de las tres culturas. Desde senderismo por el robledal de la Cueva de Ágreda hasta teatro para guarecernos del temporal que nos anuncian.
Aquí tenéis el cartel:

La muerte del Dr. Pedro Monserrat, metáfora de la España vacía donde aún queda esperanza.

Esta semana conocimos la triste noticia del fallecimiento del biólogo Pedro Monserrat. Se iban así casi 100 años de sabiduría. Un maestro en el amor por la naturaleza y el mundo rural. El que fuera creador del Instituto Pirenaico de Ecología era también uno de los mayores expertos en flora moncaina. 
Ascensión a la Peña Oroel de Jaca con 94 años
Para honrar su memoria compartimos sus doctas palabras: "Vamos hacia una sociedad de individualidades insolidarias, incultas pero muy instruidas y preparadas de una manera casi imparable para que consuman lo que nos sirvan unas empresas que ya dominan el mercado. La crisis actual puede lograr que despertemos a tiempo y nos unamos al mundo rural (...) Conviene tener un paisaje vivo y bello, mantenido por unas comunidades humanas arraigadas solidariamente al solar de sus antepasados (...) Si logramos esa cultura conseguiremos el agente que todo lo renueva, si antes no ha llegado el cemento que 'fosiliza' nuestro mundo rural". Reflexiones de globalidad enfocadas desde lo local, poniendo de ejemplo su querido Moncayo: "En el Parque Natural del Moncayo aún quedan rebaños tradicionales muy activos y aptos para ser conservados, porque nos dan alimento y además lo hacen sin destruir paisajes; más bien con ellos aumenta la diversidad."

Casí resulta premonitorio que su fallecimiento coincida con la edición del Libro de Paco Cerdá "Los últimos, voces de la Laponia Española" (Ed. Pepitas de calabaza), cuaderno de viaje por la serrania celtibérica, uno de los territorios más despoblados de Europa, uno de los más envejecidos del mundo. Un recorrido invernal, cuando los pueblos se quedan vacíos, buscando a los Robinsones Crusoe del sistema Ibérico. Los últimos de la Filipina interior. Aquellos aldeanos a los que cantara Antonio Machado y que modelaron un paisaje que hoy se pierde en el olvido. Un ensayo que camina en la senda del éxito de ventas de Sergio del Molino, La España vacía (Ed. Turner) y que desprende melancolía y tristeza por un tiempo que se fue. 

Sin embargo, queda espacio para la esperanza. Como apuntaba el maestro Montserrat, todo depende de la cultura, del cambio de mentalidad de la sociedad. Y precisamente, quiero terminar con un titular que también apareció esta semana en prensa: "Es un buen momento para ir a vivir al pueblo". Y que mejor manera de decirlo que con la alegría de la música de Bandada Marina, una banda folk-rural, heredera del grupo "El Bosque" de los 90. Artistas de la serranía celtibérica que demuestran que mientras hay vida, hay esperanza.