Vivencias y pensamientos sobre la ruralidad y la vida en el campo desde Purujosa pueblo casi deshabitado a la sombra del Moncayo.

martes, 21 de enero de 2020

La miel de Juan Francisco.

Estos días de frío y nevadas, cuando tenemos que tirar de moquero, suelo prepararme un buen tazón de leche con miel que alivie las toses. Esta mañana, preparando el desayuno, me fijaba en esa etiqueta que nos traslada hasta el Moncayo. Miel de Purujosa. Allí reconozco esa casa con su solanar en lo alto del pueblo. Pues aunque Juan Francisco y su familia, como tantos otros, dejó Purujosa para residir en San Lorenzo de Flumen, como bien leemos en la etiqueta, no dejaron atrás el Moncayo y con las flores de sus laderas siguen preparando ese rico manjar. Aunque mis pies estén en la ribera, los sabores que paladeo vienen desde las flores del Isuela. 

Mientras me preparo para ir a trabajar recuerdo las conversaciones que tenía con Juan Francisco sobre el tiempo y como afecta a la floración, sobre la abeja asiática y sobre tantas cuestiones que la gente que trabaja en el campo conoce tan bien. Puesto que si los pastores han dado forma a estas sierras, también los apicultores, con sus abejas, dan vida a la naturaleza de estos barrancos. 

Ahora que Juan Francisco está enfermo, mandamos un fuerte abrazo a él y su familia y nos despedimos recordando aquellas jornadas que compartimos, como el día de la trilla donde nos enseño a segar con dalla.
¡Ánimo! 

3 comentarios:

  1. Agradecerte de corazón tus palabras que recogemos con fuerza para trasladárselas a mi padre, se recupere pronto y pueda volver a su pueblo.
    Un fuerte abrazo

    ResponderEliminar
  2. Grande Ramiro como siempre en tus publicaciones, cuantos apicultores han sacado rendimiento en los altos del Isuela... siempre he pensado que si algún día fuera a vivir al pueblo, esa sería una de mis dedicaciones. Hace tiempo que no nos vemos, a ver cuando podemos juntarnos y nos damos una buena charrada, abrazos desde las tierras bajas.

    ResponderEliminar
  3. Se nos ha ido un gran hombre. Echaré en falta tu compañía.

    ResponderEliminar