Vivencias y pensamientos sobre la ruralidad y la vida en el campo desde Purujosa pueblo casi deshabitado a la sombra del Moncayo.

miércoles, 22 de abril de 2015

Otro punto de vista. En las cuevas del Barranco de la Virgen.

Purujosa como nunca antes la habías visto. El nido de águilas moncaino ofrece tres estampas sobrecogedoras y muy accesibles para el turista. La más sencilla a pie de carretera, desde el barranco de los Rincones, cuando aparece recortado contra las muelas calizas. Las otras dos requieren una sencilla aproximación a pie, bien sea al Pilón de la Leche, donde aparece colgado sobre el barranco o al Cabezo, donde se ve todo el caserío en la ladera. 

Sin embargo, hoy ofrecemos una vista inedita e igualmente impactante: La panorámica que ofrece el caserío enriscado sobre el meandro que realiza el barranco de la Virgen en su desembocadura en el río Isuela, Llama poderosamente la atención el contemplar al mismo tiempo la boca de la cueva donde se ubica la ermita de Nª Sª de Constantín y el casco urbano sobre ella. 

En este tramo final del barranco de la Virgen existen varios covachos de muy difícil acceso, de ahí que sea una vista muy poco frecuente, que fueron aprovechados como aprisco para el ganado. Son los que se ven desde la replazeta de la ermita. 

Si duda, Joaquín y Andrés debieron disfrutar de estos solitarios rincones antaño transitados por pastores y que hoy la naturaleza va reconquistando. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada