Vivencias y pensamientos sobre la ruralidad y la vida en el campo desde Purujosa pueblo casi deshabitado a la sombra del Moncayo.

lunes, 25 de mayo de 2015

Valoración de las elecciones municipales y autonómicas 2015.

Ayer la jornada electoral en Purujosa discurrió sin incidentes. A nivel municipal felicitamos a Mariano que repite como alcalde una nueva legislatura. Desde aquí le deseamos suerte en el desempeño de sus funciones para el bien del pueblo.



A nivel municipal destacar el descenso de la participación respecto al 2007: 24 votos contabilizados frente a 37, lo cual nos hace reflexionar sobre la inexorable despoblación que sufre la localidad. Cada vez son menos los empadronados y menos también los empadronados que participan activamente en la vida política de la localidad. Purujosa es uno de los pocos municipios donde existe un modelo asambleario, aproximado a la democracia directa, donde todo vecino puede participar, al ser localidad menor a 100 habitantes. Pero para que dicho sistema resulte eficaz es necesaria la implicación popular. En caso contrario, resulta más eficiente para la gobernabilidad de la localidad el sistema de concejales. No solo son las elecciones: Cada vez resulta más complicado reunir cuórum para las asambleas.  Un hecho que habrá que tener en cuenta para el futuro.

Y como este es un foro personal, en ocasiones me permito la licencia de volcar mi propia opinión y la noche de ayer bien merece una reflexión: El cambio político comienza en España. He sentido una enorme alegría por el triunfo de las candidaturas de Unidad Popular en grandes ciudades de España como Madrid, Barcelona y Zaragoza, núcleos que siempre han estado a la vanguardia de los cambios históricos en el país. El caso de Barcelona es significativo: La activista que luchaba junto a los desfavorecidos, aquella que la policía desalojaba cuando hacía resistencia pasiva para intentar evitar el desahucio de familias que se iban a la calle, ahora será la alcaldesa. Las transformaciones tardan en llegar más al conservador mundo rural pero china chano el bipartidismo también pierde fuelle.


Sin embargo, estos resultados no se pueden analizar solo en clave territorial. El componente generacional es clave. La juventud ha hablado. Pertenezco a una generación perdida. Un día como hoy me acuerdo de mis amigos emigrados. Jorge y Javi en Francia, Juanjo y Carlos en Inglaterra,  Jiménez en Alemania, Dani en Italia. Y pienso en todos los que nos hemos quedado aquí a malvivir: En paro o con salarios más bajos, contratos más cortos y coste de la vida cada vez más caro. Habitando casas que no podemos pagar hasta cumplir 120 años, con una luz, teléfono y gasolina donde se nos va el salario. Por primera vez en muchas décadas, vamos a vivir peor que nuestros padres. Hierve la sangre cuando das una vuelta en el barrio y ves tres o cuatro personas pidiendo en las puertas de los comercios o buscando comida en la basura mientras lees en la prensa como unos señores que presumen de patriotas tienen sus cuentas en Suiza o les aparece un Jaguar en el garaje. España, el país de la gente sin casa y las casas sin gente. Donde los grandes partidos están al servicio del Ibex-35 ensuciando la palabra democracia.


Soy historiador y la Historia nos enseña lecciones. Lo vimos en el 36 y lo comprobamos en el Chile de Salvador Allende, la ley electoral favorece las mayorías. Allí donde ha habido confluencia de fuerzas progresistas, los resultados han sido mejores que donde se divide el voto entre opciones afines. Ya lo dijo el gran Julio Anguita: Programa, programa y programa. Esperemos que tomemos nota porque para luchar por un país donde exista justicia e igualdad, tenemos que marchar juntos. Otro mundo es posible pero queda muy lejos el  utópico día que soñara Labordeta donde en esta tierra ponga Libertad. De momento solo hemos acabado una vez más en la historia con el Absolutismo, pero el fin de las mayorías absolutas puede ser el renacer de nuevo de la democracia con mayúscula, con el gobierno del pueblo en las instituciones y con el pueblo tomando las calles, en defensa de la educación y la sanidad pública, denunciando la corrupción, cogiendo las riendas de su destino como sociedad.


¡Si se puede!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada