Vivencias y pensamientos sobre la ruralidad y la vida en el campo desde Purujosa pueblo casi deshabitado a la sombra del Moncayo.

martes, 10 de enero de 2017

¿Regalo de Reyes? Licitación del arreglo de la carretera.

La víspera del día de Reyes el Periódico de Aragón nos trajo un regalo anticipado en forma de noticia esperanzadora: "La DGA da luz verde a la licitación del acondicionamiento de la A-1503". Sin duda, los accesos viarios son una de las trabas al desarrollo de esta cara oculta del Moncayo. Las comunicaciones por los valles del río Isuela y Aranda son verdaderamente tortuosas con carreteras estrechas, bacheadas y llenas de curvas. Desde Zaragoza nos cuesta llegar a Purujosa 2 horas, prácticamente lo mismo que al corazón del Valle de Tena en el Pirineo aragonés, habiendo decenas de kilómetros menos de distancia, lo cual demuestra el nefasto estado de nuestra red de carreteras moncainas. 

El tramo a mejorar sería el comprendido entre Illueca y el desvío de Oseja, tan solo 8 Km pero cuya rectificación es sin duda necesaria porque se hacen literalmente eternos en un trayecto donde el relieve encima no es especialmente accidentado. Otro cantar es el puerto de la Crucija, una carretera de montaña donde el relieve si que encarece cualquier obra. Nada se dice de la adecuación del puerto de la Crucija, el verdadero acceso al alto Isuela, sector meridional del Parque Natural del Moncayo. Pero que podemos esperar cuando en pleno 2016 todavía no está señalizado en el desvío a Oseja un cartel direccional que indique el acceso al Parque Natural del Moncayo. 

De todas formas, el título del post lo he puesto entre interrogantes por varios motivos. En primer lugar a que todavía está pendiente su inclusión en los presupuestos. En segundo lugar a que el presupuesto manejado (millón y medio de €) me hace temer que la remodelación termine siendo insuficiente como ocurrió con la intervención en la carretera que recorre el río Isuela donde apenas se rectificaron un par de curvas. En el Alto Isuela nos lo tomamos con humor somarda y empezaron a circular chistes socarrones diciendo que las obras habían consistido en repintar de negro el asfalto.

Pero como lo último que se peirde es la esperanza, esperemos ilusionados el inicio de estas obras viarias que sin duda mejorarían tanto el turismo de la zona como la vida de sus habitantes.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada